ESTUDIO DE HOY


La Oración eficaz del Justo

La oración eficaz del justo puede lograr mucho. Santiago 5:16

La oración es un vehículo y somos nosotros los necesitados de mantener comunión con el Señor y no buscarle sólo por las añadiduras. Hay elementos vitales que debemos considerar para que nuestras oraciones tengan fruto. Para que la oración sea eficaz es necesario observar varios ingredientes. Es importante conocer la voluntad de Dios, inclusive, la actitud o la vida de quien está orando. Sólo en los versículos 12 al 17 del capítulo 5 del libro de Santiago, la palabra oración se menciona 7 veces, esto demuestra su importancia pero de una manera correcta.

La Palabra declara que los ojos y oídos del Señor están atentos sobre esos justos. Claman los justos y El los oye (Sal. 34:15-22).

Quien es un justo:

Es una persona observadora de costumbres, reglas, especialmente en el cumplimiento de los deberes hacía Dios y los hombres. Se trata de una persona recta, cabal no solo en apariencia. Este tipo de personas se nota en su palabra, intenciones y manera de conducirse. El justo no atribuye a Dios despropósito sino que sabe que su vida está en las manos de Dios. El justo es aquel que teme a Dios pero es a quien atienden cuando eleva su oración (Jn. 9:31). El máximo ejemplo de un justo es nuestro Señor Jesucristo cuyo anhelo era hacer la voluntad de su Padre.

La eficacia de la oración:

La versión al día dice en Santiago 5:16 b: La ferviente oración de un justo es poderosa que logra maravillas. Otras versiones hablan de insistencia o intensidad. De esto aprendemos que debemos orar constantemente y con fervor. Cuando se habla de fervor se refiere a que está hirviendo, que sea extendida. Si se terminan las

palabras cuando oramos probablemente es porque no estamos ejercitados en ella, es porque no tenemos ese fervor para la oración. No clamemos únicamente cuando nos encontremos en apuros, sino que siempre nos sintamos necesitados del Señor (Ex. 2:23, Jue. 3:9). La eficacia de la oración está en la perseverancia.

FE

La fe que demostremos al Señor cuando oramos es otro ingrediente para que la oración sea eficaz. Santiago dice que si tenemos falta de sabiduría la pidamos a Dios pero que lo hagamos con fé, no dudando nada (Stg. 1:5,6). Cuando hagamos una petición a Dios cualquiera sea nuestra necesidad, debemos creer que estamos siendo escuchados y que él atenderá nuestra petición (He. 11:6). Santiago dice que cuando oremos con fe el enfermo sanará (Stg. 5:15) pero no se trata únicamente de que se haga una oración, puede ser que Dios haya permitido dicha enfermedad por un propósito, pero una vez Dios haya hecho su obra, al orar, el enfermo sanará. Otra situación puede ser que Dios utilice un milagro o una sanidad para llevar a una persona al arrepentimiento.

El Señor nos ha dado el Espíritu Santo para que nos ayude y podamos pedir de acuerdo a la voluntad Divina.

Conclusiones:

  • Dios está atento a las oraciones de sus justos. El concederá incluso las peticiones de su corazón (Sal. 5:12).
  • La eficacia de la oración dependerá del estilo de vida de quien está orando. Con qué espíritu, actitud y condición busca del Señor.

· La oración que puede lograr mucho es aquella en la que involucramos: fervor, fe, pedimos ayuda al Espíritu y anhelamos que se haga la voluntad de Dios



ESTUDIOS CORTOS DE ORACIÓN


El PODER DE LA ORACIÓN

Por: Lucy Martinez Cadavid

www.ministeriorestitucion.org

No existe en este mundo un poder más grande que reemplace el poder de la oración, ni el dinero, ni la fama, ni los talentos o capacidades para controlar situaciones o personas. La Oración repercute en todo, sin importar las distancias, culturas, edades, sexos, géneros y posiciones económicas.

Salmo 92:12-15 Versión DHH. Los buenos florecen como las palmas y crecen como los cedros del Líbano. Están plantados en el templo del Señor, florecen en los atrios de nuestro Dios. Aún en su vejez, darán fruto, siempre estarán fuertes y lozanos y anunciarán que el Señor, mi protector, es recto y no hay en el injusticia.

Este pasaje Bíblico por mucho tiempo me ha servido de inspiración para orar, porque quiero ser, como la palmera, plantada de raíz en la presencia del Señor. Las palmeras son plantas excepcionales, además de ser muy útiles y decorativas, son muy fuertes. He visto como los huracanes, tormentas o tsunamis derriban hoteles lujosos y casas, pero lo que me llama la atención es que las Palmeras quedan en pie. Y así seremos nosotros si adquirimos la disciplina de orar. Las tormentas de las dificultades, los tsunamis de los problemas y las aflicciones, los huracanes de la persecución, de la incomprensión y la soledad no nos derribarán, permaneceremos erguidos y fuertes como las palmeras, como los cedros en la presencia del Señor. La oración tiene un poder transformador, para cambiar la adversidad.

He escuchado un cántico sobre el poder de la oración y dice: "Una oración te puede salvar, una oración te puede liberar, una oración te puede sanar, tan solo una oración..... tan solo una oración.......tan solo una oración". ¡Que linda canción!, me hace reflexionar que no se trata de tiempo de oración, sino de calidad de oración, Una oración de poder y de fe puede cambiar las cosas en un minuto o en unos cuantos segundos.


COMO INICIAR UNA VIDA DE ORACIÓN

Por: Lucy Martinez Cadavid

  • EL Primero y más importante paso es CREER que si busco a Dios le encontraré y hallaré respuestas, es decir tener FE. Hebreos 11-6 Versión DHH Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que le buscan. ¿Cómo obtengo la Fe? Jesucristo es el autor y consumador de la Fe, es decir que si Jesucristo está en tu corazón tu comienzas a tener FE, porque ÉL crea y produce en ti   LA FE, en la medida que le busques y te acerques a ÉL esta crecerá y se hará grande. Las raíces de nuestra FE se arraigan, crecen y dan fruto en los atrios del Señor es decir a través de la oración y el ayuno. Así lo expreso Jesús a sus discípulos cuando éstos no pudieron echar fuera un espíritu malo de un muchacho, le preguntaron a Jesús: ¿Porqué no pudimos sacarlo? Y el Señor les dijo Mateo 17:20-21 Versión RV Por vuestra poca Fe..... Pero este género solo sale con oración y ayuno.

· TOCAR A JESUS. Cuando todo esta en nuestra contra, cuando hemos gastado todo lo que tenemos, y hemos perdido toda esperanza, cuando todos las soluciones humanas, y esfuerzos nuestros han sido fallidos. Nos queda Jesucristo como a esta mujer, que se aferró a Jesús con toda sus fuerzas, como su única y ultima esperanza. Te encuentras tu como esta mujer, lo has intentado todo y has fallado, es hora que TOQUES a Jesús con tu seguridad y confianza en El, esperando que el hará un milagro.

· ANHELAR, DESEAR ESTAR EN SU PRESENCIA. Dios es el que produce así el querer como el hacer en nosotros, por su buena voluntad.Filipenses 2:13 Pidamos al Señor el anhelo por estar en su presencia, el deseo por estar a sus pies escuchando su voz, fui enseñada a pedirle a Dios un espíritu de oración y ayuno todos los días, aún hoy lo hago, le digo: "Señor dame un espíritu de oración y ayuno, para que pueda estar en tu presencia todos los días, pues tu sabes cuanto me cuesta ayunar y disciplinar este cuerpo y mi mente para orar". Y el Señor responde. Has tú también esta oración y vas a obtener respuesta. Debemos tener en cuenta que la oración es una disciplina; Los musulmanes nos dan un gran ejemplo a los cristianos, la vida de ellos está marcada por las oraciones desde que nacen hasta que mueren, la oración y el ayuno son pilares de esta religión ellos sin falta y como algo sagrado deben orar cinco veces al día: Al amanecer, al mediodía, a media tarde, al ocaso, por la noche, en diferentes posiciones de pie, inclinados, de rodillas, postrados, pueden durar horas. Ellos son un verdadero ejemplo de disciplina para nosotros y pienso que tienen mucho que enseñar a los cristianos sobre el tema, cómo adquirir la disciplina para orar a nuestro Dios todopoderoso, perdonador, amoroso, libertador, sanador, al Dios que nos bendice y que nos ha salvado de la muerte eterna a través de su Hijo Jesucristo, quien lo merece todo.

Hay un verso que es muy popular, el salmista David describe de manera muy poética el deseo por estar en la presencia del Señor o el deseo de orar, esta en el Salmo 84:1-3 Cuán hermoso es tu santuario, Señor Todopoderoso, Anhela mi alma y aún ardientemente desea los atrios de tu templo, mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo. Aún el gorrión halla casa, y la golondrina nido para si donde ponga sus polluelos oh

Señor Todopoderoso rey mío y Dios mío, verso 10-11 Porque mejor es estar un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios que habitar en las moradas de maldad. Que bellas y hermosas palabras refiriéndose al templo del Señor, recordemos que nosotros somos su templo y su morada, esta bien que asistamos a la iglesia es una bendición para nosotros compartir con nuestros hermanos, alabando al Señor, escuchando la Palabra de Dios, todo eso está muy bien, pero el templo al que debemos prestar especial atención y cuidar es nuestro espíritu alma y cuerpo, que es el templo del Señor, debe estar limpio, ordenado y la única manera de presentarnos así es a través de la Sangre de Cristo que nos justifica. Justificados, pues, por la fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo Romanos 5:1.



EL FUEGO DEL ALTAR ESTARÁ ENCENDIDO

Por: Lucia M.Cadavid

El Fuego se mantendrá encendido sobre el altar; no se apagará, sino que el sacerdote quemará leña en él todas las mañanas.... Levitico 6:12

En el Antigüo Testamento el Fuego fue un elemento importante usado para edificar y levantar un altar a Dios, y la Leña ha sido la principal materia combustible para encender el fuego. La orden del SEÑOR a los sacerdotes fue mantener la hoguera encendida en el altar quemando Leña cada día. Todo creyente que ha recibido a Cristo y ha creído en ÉL por Fe para ser salvo por gracia, ha sido lavado y purificado de los pecados por Fe con la preciosa Sangre de Cristo, es posesión de Cristo y se convierte en un sacerdote, según lo dicho por el Apóstol Pedro: Pero ustedes son linaje escogido, real Sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anuncien las virtudes de Aquél que los llamó de las tinieblas a Su Luz admirable.1Pedro 2:9 Nos hizo reyes y Sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. Apocalipsis 1:5 Nosotros somos el templo y morada del Espíritu Santo, uno de los símbolos del Espíritu es el Fuego, por lo tanto, ese fuego habita en nosotros. Y como sacerdotes y levitas para Dios, es nuestro deber vigilar y cuidar el estado del altar interior cada día, servir en el al SEÑOR que lo habita, manteniendo este fuego encendido. Nos advierte el SEÑOR en Su Palabra: El que crea que esta firme, tenga cuidado, no sea que caiga.1Cor.10:12 Por tanto, debemos estar muy atentos cada día, a fin de evitar alejar, contristar, entristecer, y apagar el fuego del Espíritu Santo que habita en nosotros, para que en nuestro altar y santuario interior permanezcan encendidos los siguientes Leños : .- EL LEÑO DEL ANHELO POR LA ORACIÓN .- EL LEÑO DE LA PALABRA DE DIOS .- EL LEÑO DEL AMOR A DIOS. Cada uno de estos leños será detallado en este mensaje, siempre con la ayuda y guía del Teólogo de teólogos, Maestro de maestros, y Sumo Sacerdote, Nuestro Amado Salvador y SEÑOR Jesucristo, sin Su ayuda sería totalmente imposible escribir ni siquiera una letra de este mensaje, porque El es quien inspira cada palabra, cada frase, cada línea, sin EL Nada podemos hacer. Pido al SEÑOR que use cada palabra de este mensaje para edificar y sobretodo avivar el corazón en amor por EL, de aquellos que el SEÑOR por Su gracia permita que accedan a este mensaje. .

- EL LEÑO DEL ANHELO POR LA ORACIÓN: Anhela mi alma y aún ardientemente desea los atrios del SEÑOR.Salmo 84:2 El anhelo es la primera condición y el leño indispensable para lograr encender el fuego en el altar interior, el deseo ardiente por la Oración. Esta sed de buscar a Dios, como el ciervo sediento por las aguas, este deseo verdadero y profundo por estar en el altar hablando y teniendo un encuentro familiar con el SEÑOR, esta sed por la Oración No proviene de nosotros mismos, es un don Divino, es un regalo de gracia dado por Su Santo Espíritu, Su aliento refrescante y rocío del cielo produce en el corazón una inclinación sobrenatural que endereza, transforma, y da un nuevo esfuerzo y deseo por las cosas espirituales y un rechazo por todo lo pecaminoso y temporal. Esta sed de Dios es para todos los corazones sinceros y dispuestos que lo pidan. Dijo Jesús:PIDAN Y SE LES DARÁ.Mateo7:7 Si no recibimos es porque pedimos mal: Piden y No reciben, porque piden con malos propósitos, para gastarlo en sus placeres.Santiago 4:3 Pidamos al SEÑOR este buen propósito, este placer celestial, que sacia de la abundancia de Su casa, que da de beber del río de Sus delicias. Salmo 36:8 Pidamos y recibiremos este deseo ardiente, que calma nuestra sed con esas aguas que saltan para vida eterna. Jesús aconsejo pedir de esta agua viva a la samaritana: Si supieras lo que Dios da y quién es EL que te la está pidiendo, tú le pedirías, y él te daría agua viva. Juan 4:10. Que este sea nuestro clamor: SEÑOR, dame de esa agua, para que no tenga yo sed. Juan 4.15 BUSQUEN Y HALLARÁN Mateo 7:7 El anhelo por la oración, es similar a quien se empeña en encontrar piedras preciosas, o a quien se enamora y busca los medios para poder conquistar y estar cerca de ese ser amado, o a quien busca ser reconocido y famoso, o al que busca y ama el dinero. Un siervo de Dios respecto del amor al dinero y de como debemos buscar al SEÑOR, clamo así: "Oh SEÑOR, que te bendigan Todos tus ángeles, que siendo Tu el mayor Bien de Todos los bienes, no pides ser Buscado con mayor cuidado, que con el que se Busca el mas bajo de ellos, que es el amor al dinero." Buscarás al SEÑOR tu Dios, y lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma. Deut.4:29 Si nuestro deseo por hallar al SEÑOR es grande, con esa misma intensidad nos esforzaremos, porque cuanto mas grande sea el anhelo mas diligencia pondremos en lograrlo. Como el anhelo de David en el desierto: Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente. Mi alma tiene sed de Ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta. Te he visto en el santuario y he contemplado tu poder y tu gloria. Salmo 63:1-2 Busquemos esta gran bendición celestial de la Presencia de Dios en Oración y s uperados todos los impedimentos se encenderá el leño del anhelo por la oración, mediante el cual hallaremos a CRISTO, nuestro Salvador. Y u na vez recibida esta gracia, este don celestial y encendido este leño no debemos dejarle apagar, al contrario hay que atizarlo con nuevos alientos dados por el Espíritu Santo, y se logra ORANDO SIN CESAR 1Tes.5:18. Y no es casualidad, que justo el verso siguiente diga: NO APAGUEN EL ESPÍRITU.1Tes.5:19 Es como si dijera: Si no mantienes encendido el altar interior por la Oración constante, el Espíritu Santo se apagará, entonces, dejarás de depender de Dios y comenzarás a depender de tus propias fuerzas , volverás al pecado, volverás tu mirada atrás después de haber sido salvo. Tal como ocurrió a la esposa de Lot, quien después de haber escapado de las llamas de la destrucción y estar a salvo en la pequeña ciudad de Zoar, volvió su mirada a Sodoma, miró atrás y murió. Genesis 19:23-26 Miran atrás los que vuelven su mirada al pecado, los que desean regresar a la ciudad de Sodoma, porque la ven grande, ancha, cómoda y espaciosa, lo mismo que el camino que lleva a la perdición, a la muerte.Mateo 7:13 Pero el Camino que lleva a la salvación es estrecho, angosto, incomodo, pequeño como la ciudad de Zoar, pero seguro y Salva. Por estrecho que parezca este Camino(Cristo es el Camino), en EL debemos permanecer porque en EL tenemos vida eterna. Por eso dijo Jesús: Ninguno que poniendo su mano al arado mira atrás, es apto para el reino de Dios. Lucas 9:62 Y el Apóstol Pedro dijo: Los que han conocido a nuestro SEÑOR y Salvador Jesucristo, y han escapado así de las impurezas del mundo, si se dejan enredar otra vez en esas cosas y son dominados por ellas, quedan peor que antes.2Pedro 2:20 Para ser librados de volver atrás, de quedar en peor estado espiritual, para ser restaurados de ese peor estado, es necesario: ORAR SIN CESAR. 1Tes.5:18 y para lograrlo ordena el SEÑOR: El Fuego(del Espíritu Santo) se mantendrá encendido sobre el altar, no se apagará sino que el sacerdote(tu y yo) quemará leña sobre altar. OREN SIN CESAR: "¿No sabéis que habéis nacido para tener una conversación perpetua con Dios?" Francisco Guillaré" La perfección de la vida cristiana es una perpetua Oración y comunicación con Dios." Luis de Granada
"Cimienta en tu corazón con grande determinación el principal fundamento de tu vida cristiana: LA ORACIÓN, esta comunicación y trato familiar con Dios. Piensa que esta es la porción de tu heredad Salmo 16:5 Es tu ganancia, tu herencia, tu beneficio; cerrados los ojos a todas las cosas y puesto debajo de los pies todo lo demás, esfuérzate por trabajar siempre en esto. Sin duda este el fin por el cual fuiste creado. Esta es la mejor obra de cuantas pueda hacer el creyente; esta es la mejor parte que escogió María. Lucas 10:42. Es la quietud en ORACIÓN la obra mas perfecta que la activa. Dentro de todas las cosas, es de la ORACIÓN que el SEÑOR mas se sirve, con ella se ejercita el corazón en el amor a Dios que es la mayor de todas las obras. ¿En que mas alta empresa puedes emplear tu corazón? Luis de Granada .

- LA RUTINA EN EL ALTAR: Cada mañana el sacerdote( tu y yo) quemara leña sobre el altar. Otra versión dice: Cada mañana el sacerdote le echará LEÑA NUEVA al fuego. Cada mañana hace referencia a continuidad, perseverancia en la Oración. Repito: Esto, s iempre con la ayuda del SEÑOR y el aliento de Su Santo Espíritu. E sta tarea será habitual sí, cada día sí, pero no será pesada, ni aburrida, ni rutinaria, ni será convertida en una vana repetición, ni en una obra hecha y programada como un robot. En la Presencia de Dios nunca hay rutina, porque EL siempre tiene un nuevo leño encendido por Su Santo Espíritu para echar en el altar, bien sea para renovar el que ya se quemó o para encender uno nuevo con el aliento de Su Espíritu. La rutina es como el agua que apaga al Espíritu, estanca, enfría la vida espiritual, hace que la oración sea una carga pesada, que produce sueño, pereza, desgano. La rutina seca y arruina el maná fresco recibido del cielo, la rutina hace que el maná pierda el sabor y se añeje. Cada mañana se recogerá el maná fresco del cielo. Exodo 16:20-21 . Cada mañana el SEÑOR tiene leños nuevos para ser encendidos con palabra nueva, con una experiencia y ministración nueva, porque en oración reverdece y florece el corazón, son renovados los ánimos para obedecer y amar al SEÑOR como como debe ser amado, se refresca el alma y se renuevan las fuerzas para soportar las adversidades, se recibe la Gracia para tomar la cruz cada día y seguir a CRISTO. Cada mañana el SEÑOR tiene un vino nuevo en odre nuevo que está siendo renovado en el altar. Cada mañana habrá una nueva fidelidad y una nueva misericordia divina, porque Son nuevas cada mañana las misericordias del SEÑOR y sus bondades. ¡Grande es Su fidelidad! Lam.3:22-23. ¿Está afligido alguno entre ustedes? ¡Que ORE! ¿Está alguno alegre? ¡Que cante salmos! Santiago 5:13 " Con la Oración pedimos y alcanzamos de Dios Su gracia para hacer desaparecer los pecados del alma, alejar los vicios y las tentaciones. Con la ORACIÓN, la desolación se transforma en consuelos, la debilidad en fuerza, la tibieza en fervor, la duda en Fe, el temor en valor, la tristeza en alegría, la muerte en vida. Entonces, sí que podemos exclamar con Pedro: "SEÑOR, ¡es maravilloso que estemos aquí! ¡Hagamos tiendas para quedarnos." Mateo 17:4" Anónimo " En la ORACIÓN se limpia el alma de los pecados, se apacienta el amor, se confirma la Fe y se fortalece la esperanza, se alegra el espíritu, se purifica el corazón, se descubre la verdad, se vence la tentación, huye la tristeza, se renuevan los sentidos, se repara la piedad debilitada, se anula la tibieza, se consume la herrumbre de los vicios, y en ella no faltan centellas vivas de deseos del cielo, entre los cuales arde la llama del Divino amor. ¡Grandes son las excelencias de la ORACIÓN! ¡Grandes son sus privilegios! A ella están abiertos los Cielos. A ella se descubren los secretos, y a ella están siempre atentos los oídos de Dios." Juan de Fidenza